San Gotardo, obispo de Hildesheim, fue hecho obispo cuando era ya anciano

0
38

Pero asumió su sede con la energía de un joven.

Redacción (05/05/2021 07:15, Gaudium Press) San Gotardo de Hildesheim, abad y al final de su vida obispo, nació en Reichesdorf, pequeño poblado de Baviera.

Como su padre trabajaba para los canónigos que ocupaban la antigua abadía benedictina de Nieder-Altaich, estos se encargaron de la educación del niño.

El chico muestra pronto su ingenio, atrae la atención de tres obispos, y uno de ellos, Federico de Salzburgo, lo lleva a Roma y lo hace superior de los canónigos, a los 19 años.

Pero hay un movimiento de reforma, y se consigue que en la antigua abadía de Nieder-Altaich se retome la regla y práctica benedictina, algunos canónigos se hacen monjes y de esta comunidad renovada, San Gotardo es escogido abad.

La amistad con un monarca santo

Era muy apreciado por el monarca de la región, San Enrique Duque de Baviera, quien asiste a su consagración. La emperatriz Cunegunda teje el cíngulo, que es el cordón con que se sujeta el alba, que el abad usará y que se conservará como reliquia.

El nuevo abad consigue que su abadía sea modelo de vida, y por ello San Enrique Duque de Baviera le envía a reformar los monasterios de Tegernsee, en el Freising, Herfeld, en Turingia y Kremsmünster, en Passau, y todo esto sin dejar de regir su monasterio de Nieder-Altaich. En 25 años formó 9 abades de varios monasterios.

Pero ocurrió que San Bernwaldo, obispo de Hildesheim, muere dejando vacante su sede, y al santo duque de Baviera no se le ocurrió otro nombre para sucederlo que el del abad Gotardo.

Gotardo alega que él es abad y que no tenía disposiciones para un cargo de gobierno de ese tipo, además tenía 60 años, y además era humilde. Sin embargo se terminó imponiendo el deseo del duque, y San Gotardo asume su nuevo encargo con la energía de un joven.

Construye y restaura varias iglesias, fomenta la educación, con especial énfasis en la escuela catedralicia; su capítulo, el de los canónigos que forman el ‘concejo’ del obispo, es reformado de tal manera que parece más un monasterio que un capítulo; en las afueras de Hildesheim, en un terreno pantanoso construye un hospital para verdaderos pobres y verdaderos enfermos.

Verdaderos pobres y verdaderos enfermos, porque San Gotardo tenía animadversión a los falsos pobres, a los vagabudos profesionales, que él llamaba de “peripatéticos”, nombre aplicado a discípulos de Aristóteles, pero que significa los que dan vueltas. A estos peripatéticos no les permitía hospedarse más de 2 o 3 días en el hospital.

San Gotardo muere después de una vida donada a sus hermanos, en 1038. Es canonizado en 1131.

Con información del El Testigo Fiel

The post San Gotardo, obispo de Hildesheim, fue hecho obispo cuando era ya anciano appeared first on Gaudium Press Español.

close
Lo inedito sobre los Evangelios podcast

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here