Fátima: Mensaje de advertencia y anuncio de victoria

0
32

El mensaje de Fátima está destinado no solo a la raza humana en su conjunto, sino también a cada uno de nosotros, considerado individualmente. ¿Qué bienvenida le daremos a la Celestial Mensajera?

Redacción (14/05/2021 15:44, Gaudium Press) En la primavera de 1916, Lucía, Francisco y Jacinta llevaban una vida tranquila de pastorcitos, en el pequeño pueblo de Aljustrel, hasta entonces prácticamente desconocido, incluso para los portugueses. Lucía, la mayor, aún no tenía diez años. La Divina Providencia tuvo el agrado de elegir a estos niños inocentes para una tarea de enorme importancia y repercusión en todo el mundo.

Un mensajero celestial

Ahora, cuando Dios llama a alguien para una misión especial, no solo le proporciona los dones naturales y sobrenaturales que le convienen, sino que lo prepara de antemano, ya sea a través de la voz de la gracia que resuena en lo más profundo del alma, o a través de algún mensajero celestial.

En el caso de los videntes de Fátima, la Soberana del Cielo y la Tierra quería que un Príncipe de la corte celestial viniera y los preparara. ¿Quien era él?

El reino portugués, destinado a cruzar los mares y abrir continentes enteros para la difusión de la Fe, aún no había nacido y Dios ya había designado un ángel para protegerlo. Con motivo de su Bautismo, en 1109, se lo consagró Dom Afonso Henriques, primer rey de Portugal, y a lo largo de los siglos se ha establecido la devoción popular al Ángel Protector de los Portugueses. En 1504, el Papa León X hizo oficial su culto, instituyendo la fiesta del Ángel Custodio del Reino.

Este fue el ángel elegido por la Madre de Dios para preparar a los pastorcitos de Fátima. Y cumplió su cometido particular en tres apariciones sucesivas en 1916.

Primera aparición: “Soy el ángel de la paz”

En su libro titulado Era una Señora más brillante que el Sol, el padre João De Marchi da un relato detallado de estas apariciones, que resumimos en las siguientes líneas.

En un brillante día de primavera de ese año, los niños habían llevado al rebaño a pastar en un lugar llamado Loça do Cabeço. Todo estaba en calma. Después de decir sus oraciones habituales, empezaron a jugar. Sobresaltados por un fuerte viento que sacudió repentinamente los árboles, miraron hacia arriba y vieron a un joven resplandeciente en el olivar, brillando como un cristal atravesado de los rayos del sol, quien de inmediato los tranquilizó, diciendo:

– ¡No tengas miedo! Soy el Ángel de la Paz. Luego se arrodilló, se postró con la frente en el suelo y oró:

– ¡Dios mio! ¡Yo creo, adoro, espero y te amo! Te pido perdón por los que no creen, no te adoran, no te esperan y no te aman.

Después de hacerles decir esta oración, se levantó y agregó:

– Rezen así. Los Corazones de Jesús y María están atentos a la voz de vuestras súplicas.

Dicho esto, desapareció, dejando a los pastorcitos en un aura sobrenatural tan intensa que apenas se dieron cuenta de su propia existencia, permaneciendo durante mucho tiempo repitiendo la oración angelical. “Al día siguiente, sentimos que el espíritu todavía estaba envuelto en esa atmósfera, que solo desapareció lentamente”, escribió más tarde la hermana Lucía.

Segunda aparición: “Soporta el sufrimiento”

Tiempo después, en verano, el Ángel reapareció cuando los tres niños jugaban junto al pozo del patio de la casa de Lucía. En esta ocasión les anunció que tenían una misión importante y los instó a comenzar sin demora:

– ¿Qué estás haciendo? ¡Rezad! ¡Rezad mucho! Los Santísimos Corazones de Jesús y María tienen planes de misericordia para ustedes. Ofreced constantemente las oraciones y los sacrificios del Altísimo.

– ¿Cómo nos sacrificaremos? Preguntó Lucía.

– De todo lo que podáis, ofreced sacrificio a Dios, en un acto de reparación por los pecados con los que se ofende, y suplicad por la conversión de los pecadores. De esta manera, atraed la paz a tu país. Soy su ángel de la guarda, el Ángel de Portugal. Sobre todo, aceptad y soportad con sumisión el sufrimiento que el Señor os envía.

Tercera aparición: “Consolad a tu Dios”

Entre el final del verano y el comienzo del otoño, el mensajero celestial regresó por última vez, trayendo un regalo de valor infinito. Los niños inocentes habían terminado su frugal almuerzo y, en lugar de empezar a jugar, fueron a rezar a una gruta cercana. Allí, de rodillas y boca abajo, rezaron la oración enseñada por el Ángel:

– ¡Dios mio! ¡Yo creo, adoro, espero y te amo! …

El resplandor de una luz desconocida les hizo interrumpir su oración. Se levantaron y vieron al Ángel sosteniendo un cáliz en su mano izquierda; una Hostia estaba sobre él, y de ella caían unas gotas de Sangre.

Dejando el cáliz y la Hostia suspendidos en el aire, se postró en el suelo con los pastorcitos y les hizo repetir esta oración tres veces:

– Santísima Trinidad, Padre, Hijo, Espíritu Santo, os ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los tabernáculos de la tierra, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón y del Inmaculado Corazón de María, os pido por la conversión de los pobres pecadores.

Luego se levantó, entregó la Sagrada Hostia a Lucía y entregó el cáliz a Francisco y Jacinta, diciendo:

– ¡Tomad y bebed el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, horriblemente ultrajado por hombres ingratos! Reparad sus crímenes y consolad a tu Dios.

Hecho esto, se volvió a postrar y oró con ellos tres veces más:

– Santísima Trinidad, etc. Por fin se retiró para no volver jamás.

El ángel había cumplido su papel

Los niños, sin embargo, permanecieron postrados, siempre rezando la misma súplica. Cuando se dieron cuenta de que había caído la noche, regresaron a casa, profundamente impresionados por todo lo sucedido.

Ese día había cambiado la vida de los pequeños, porque ahora su principal preocupación sería expiar por los pecadores, a través de sacrificios y oración asidua. El Ángel había cumplido su papel: estaban bien preparados para recibir con ojos claros y corazones abiertos el mensaje que la “Señora vestida toda de blanco, más brillante que el Sol” vendría a encomendarles el año siguiente, y transmitirlo al todo el mundo.

¿Qué mensaje era éste? ¿Para quién? ¿Cómo fue acogido?

Parte esencial del mensaje, la Santísima Virgen lo transmitió ya durante la primera aparición, presentándose con las manos juntas y portando un Rosario en la derecha. Fue un gesto que reforzó, con mudo y elocuente aliento, la exhortación repetida en todas las apariciones: “Rezad el Rosario todos los días”. También instó a la devoción a ella, por voluntad de Dios: “Él quiere establecer la devoción a mi Inmaculado Corazón en el mundo”.

Además de esta invitación, vale la pena destacar en el mensaje de Fátima dos ideas primordiales, la primera de las cuales es: Dios está muy ofendido por los pecados que aumentan día a día. Si no dejan de ser cometidos, el mundo sufrirá un terrible castigo, en el que varias naciones serán aniquiladas.

Al respecto, el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira observó: “Los pecados de la humanidad se han convertido en una carga insoportable en el equilibrio de la justicia divina. Ésta [es] la causa oculta de todas las miserias y desórdenes contemporáneos. Los pecados atraen la justa ira de Dios. Por tanto, los castigos más terribles amenazan a la humanidad. Para que no sobrevengan, los hombres deben convertirse”.

La segunda idea dominante del mensaje es: “Al final, mi Inmaculado Corazón triunfará”. Es la más alentadora de las profecías, hecha personalmente por la Reina de los Profetas. El uso del verbo triunfar indica una certeza absoluta en la victoria final de la Santa Iglesia, lograda de manera espléndida y abrumadora. En otras palabras, Fátima anuncia el establecimiento del Reino de María previsto por San Luis María Grignion de Montfort y varios otros santos.

El mensaje maternal fue rechazado

Un gran error sería juzgar que, en Fátima, Nuestra Señora solo hablaba a los hombres de ese comienzo de siglo. Más que a ellos, sus palabras proféticas están dirigidas a nosotros en este tercer milenio. “Parecen estar dichas a nuestros días, por nuestro país, para cada uno de nosotros, para ti, lector…”.

Han pasado cien años y, a medida que pasaban las décadas, el género humano se fue hundiendo irremediablemente en los pecados más abominables, de tal manera que hoy sólo una cosa puede ser una sorpresa: la demora en desencadenar el castigo purificador predicho por la Madre de misericordia.

La advertencia maternal dada por la Virgen de las Vírgenes en 1917, en Cova da Iria, fue pues brutalmente rechazada por la humanidad.

Ella misma nos prepara para los eventos

Comentamos al comienzo de este artículo cómo Nuestra Señora envió al Ángel de la Guarda de Portugal a la Tierra con la tarea de preparar a los pastorcitos de Fátima para sus apariciones, que, a su vez, preparan a los hombres para la llegada del premio y el castigo.

Si, como bien observó Mons. João Scognamiglio Clá Dias, “cuanto más importante es el evento predicho, mayor es la grandeza de los signos que lo preceden, la autoridad de los profetas que lo anuncian y el tiempo de espera”, se entiende que, después de enviar al Ángel con el con el objetivo de preparar a tres niños inocentes para sus apariciones en Fátima, que María Santísima amada venga, en persona, a prepararnos para los grandes acontecimientos profetizados por Ella.

Entusiasta por el mensaje de Fátima y profundo conocedor de la historia, el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira también comentó: “El Imperio Romano de Occidente terminó con una catástrofe iluminada y analizada por el genio de un gran Doctor, que fue San Agustín. El declive de la Edad Media fue predicho por un gran profeta que fue San Vicente Ferrer. La Revolución Francesa, que marca el final de los Tiempos Modernos, fue predicha por otro gran profeta que fue al mismo tiempo un gran Doctor, San Luis María Grignion de Montfort. Los Tiempos Contemporáneos, que parecen a punto de terminar con una nueva crisis, gozan de un mayor privilegio. Nuestra Señora vino a hablar con los hombres ”.

Sin embargo, existe una gran diferencia entre estos profetas del Nuevo Testamento y la Mensajera Celestial de Cova da Iria. “San Agustín sólo pudo explicar a la posteridad las causas de la tragedia que estaba presenciando. San Vicente Ferrer y San Luis Grignion de Montfort intentaron en vano desviar la tormenta: los hombres no querían oírlos. Nuestra Señora a un mismo tiempo explica las razones de la crisis e indica su remedio, profetizando una catástrofe si los hombres no la escuchan. Desde todo punto de vista, tanto por la naturaleza del contenido como por la dignidad de quien la hizo, las revelaciones de Fátima superan por tanto todo lo que la Providencia ha dicho a los hombres en la inminencia de las grandes tormentas de la historia”.

Hay, por tanto, dos preparativos. El primero, hecho por un alto príncipe de la corte celestial; el segundo, por la misma Madre de Dios. El primero recibió una excelente acogida por parte de los videntes de Fátima; al segundo, la humanidad ha respondido hasta ahora con el más terrible rechazo a los llamamientos y advertencias maternas de la Santísima Virgen…

¿Y cómo celebramos este aniversario de las apariciones? ¿No tenemos todavía la oportunidad de darles la bienvenida? Dirijamos nuestro corazón a Nuestra Señora y respondamos eficazmente a su llamado a la conversión y al cambio de vida, para que, después de la tormenta, podamos contemplar el triunfo de su Inmaculado Corazón.

Por el P. Alex Barbosa de Brito, EP

The post Fátima: Mensaje de advertencia y anuncio de victoria appeared first on Gaudium Press Español.

Gaudium Press Español

close
Lo inedito sobre los Evangelios podcast

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here