Gonzalo Fernández de Córdoba: el Gran Capitán

0
10

La grandeza, la fidelidad y el genio militar de este católico español lo hicieron “Grande” ante Dios y los hombres.

Redacción (20/07/2021 14:24, Gaudium Press) Gonzalo Fernández de Córdoba nació en 1453 en la ciudad de Montilla, segundo hijo de una familia noble del reino de Castilla.

Vivir en la Península Ibérica en este ajetreado siglo XV requería una constante vigilancia y preparación en el campo de las armas, ya que los ataques, asaltos y enfrentamientos de ejércitos podían ocurrir en cualquier momento y por las más diversas razones; y, como nacer español era nacer guerrero, al menos en aquellos tiempos, el joven Gonzalo pronto decidió empuñar su espada contra los enemigos de su tierra y religión.

Mostrando signos de destreza e intrepidez inusuales, al inicio de sus servicios, fue de gran ayuda a la reina Isabel la Católica, en el asunto de la sucesión dinástica de Castilla – donde se ganó su simpatía y deferencia – y en la famosa guerra con el reino de Granada, en la que logró entregar este último a sus soberanos, los Reyes Católicos.

La galantería de su persona, la majestuosidad de sus [modales], la vivacidad y la disposición de su ingenio, ayudadas por su arrogancia fácil, vivaz y elocuente, reconciliaron los espíritus de todos. (…) Dotado de fuerza robusta y diestro en todos los ejercicios militares, (…) siempre arrebató los aplausos y las voces de quienes lo contemplaban ”[1].

Un sinfín de campos de batalla fueron entonces testigos del genio, el coraje y las artimañas del Gran Capitán, que alcanzaría la cúspide de su fama y gloria en las luchas que haría en Italia.

El nacimiento de los tercios españoles

Dado que Gonzalo era el hombre de mayor confianza de la reina Isabel y el más diestro de la guerra, no había hombre más apto para la muy difícil tarea que debía llevarse a cabo en los dominios españoles en Italia: expulsar al numeroso ejército francés que cruzaba los Alpes con su monarca Carlos VIII al frente para conquistar el reino de Nápoles, entonces perteneciente al imperio español.

Para enfrentarse a más de 20.000 infantes y 5.000 caballeros franceses, el Capitán Gonzalo tenía un ejército casi cinco veces menor… [2] La única solución que le quedaba a este diminuto ejército era la valentía y el coraje ilimitados de su comandante, ya mil veces vencedor.

Pronto ideó un plan totalmente innovador: trasladar la preponderancia del ataque de la caballería a la infantería, lo que dio lugar a unidades militares que luego se llamarían tercios; como el ejército español estaba compuesto fundamentalmente por infantería, se dividió entonces en tres partes – tres tercios – , que se distinguían respectivamente por el uso de picas [3], arcabuces y espadas; armas que, usadas secuencialmente, lograron grandes bajas en el oponente. [4]

Con esta nueva táctica Gonzalo Fernández de Córdoba logró derrotar a las tropas francesas y ser respetado y admirado de tal manera que incluso entre ellos se dio a conocer su gran genio militar.

Las cuentas del gran capitán

Sin embargo, tal fama y popularidad no fueron bien consideradas por todos, e incluso entre quienes disfrutaron de las victorias de Gonzalo hubo quienes se mostraron reticentes; El propio rey Fernando el Católico compartía esta opinión y, desde la muerte de la reina Isabel, ya no miraba al Gran Capitán con buenos ojos.

Se dice que, movido por hombres envidiosos, el rey buscaba constantemente algún pretexto para liberarse de quien ensombrecía su personalidad. Un día, exigió a Gonzalo que presentara la justificación de las grandes sumas de dinero que se habían necesitado en la campaña italiana porque, según la opinión de algunos, se había producido alguna desviación.

El Gran Capitán no se alteró y, al día siguiente, abriendo el libro de sus notas, dio cuenta de los gastos de la empresa: “200.736 ducados y 9 reales en frailes, monjas y pobres para rezar a Dios por la prosperidad de las armas del rey; 700.494 ducados en espías; en picos, palas y azadones: 100.000.000 ducados; en guantes perfumados para preservar a las tropas del hedor de los enemigos muertos: 40.000 ducados. Y finalmente, 300.000.000, el valor de mi paciencia perdido al escuchar a la gente que pide cuentas a quienes les han dado un reino” [5].

El rey guardó silencio y no se atrevió a discutir más el asunto. El Gran Capitán era un fiel vasallo de su señor, y lo siguió siendo incluso después de haber sido blanco de la desconfianza y la ingratitud, pues el ideal católico que lo movía era superior a cualquier disputa humana.

La grandeza de esta noble alma, subrayada por la fidelidad que mantuvo durante su malentendido, es un ejemplo edificante de coraje y entusiasmo. Tales predicados, aliados a un sentido equilibrado del deber, dejaron para la historia un testimonio ejemplar de vida: “Prefiero encontrarme con la muerte dando tres pasos hacia adelante, que vivir siglos dando un solo paso hacia atrás” [6].

Por José Manuel Gómez Carayol

____

[1] MONTOLIU, Manuel de. Vida de grandes hombres: Vida de Gonzalo de Córdoba. 6. ed. Barcelona: Seix y Barral, 1952, p. 12.

[2] Cf. Idem, p. 21-26.

[3] Especie de lanza estilizada, que puede llegar a 5 metros de altura.

[4] Cf. MARTÍN GÓMEZ, Antonio Luis. El Gran Capitán: Las campañas del Duque de Terranova y Santángelo. Madrid: Almena, 2000, p. 14.

[5] Cf. MONTOLIU, op. cit., p. 99.

[6] Idem, 1952, p. 82.

The post Gonzalo Fernández de Córdoba: el Gran Capitán appeared first on Gaudium Press Español.

Gaudium Press EspañolOpinión, el gran capitán, gonzalo fernández de córdoba, gran capitá, gran capitán

close
Lo inedito sobre los Evangelios podcast

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here