Cuando los gestos cotidianos adquieren el valor de la oración

0
25

La realización de tareas cotidianas con carácter sobrenatural es sin duda un acto de carácter religioso.

Redacción (09/08/2021 15:26, Gaudium Press) Los gestos, actitudes, vestimentas y objetos utilizados en las celebraciones son parte fundamental de la Liturgia. Cada uno de ellos tiene un papel específico dentro del propósito de ser “signo visible de la comunión entre Dios y los hombres por medio de Cristo”.

Sin embargo, también podemos hablar de una liturgia de la vida cotidiana, con una “l” minúscula, en la que se insertan gestos y actitudes que, sin tener carácter religioso, se llevan a cabo, sin embargo, con el fin de elevar el alma a Dios.

Nada más natural si consideramos que el Bautismo nos transforma en “linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para Dios” (I P 2, 9) y hace de quien lo recibe “templo del Espíritu Santo ”(I Cor 6, 19).

La dignidad de los hijos de Dios nos invita a “liturgizar” día a día siguiendo el consejo del Apóstol: “Por tanto, ya sea que coman o beban, o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios” (I Co 10, 31).

Nuestras palabras, tonos, actitudes, postura, compostura y forma de vestir deben respetar esta dignidad en todo momento, incluso en la intimidad, porque, al fin y al cabo, no somos templos del Espíritu Santo solo los domingos en la Misa …

Estado y religión en el mundo antiguo

La noción que tenemos hoy de liturgia se basa en el concepto expresado en la palabra griega λειτουργία, que significa servicio público. Ahora, en la Grecia clásica, como en todos los pueblos de la antigüedad, el sentido de lo sobrenatural estaba arraigado en la vida hasta el punto de que prácticamente no existía ninguna actividad cotidiana sin relación con la religión.

El estado y la religión estaban tan unidos que era imposible no solo tener una idea de un conflicto entre ellos, sino incluso distinguirlos entre sí”, escribe Fustel de Coulanges.

Así, por ejemplo, “para concluir un tratado de paz, era necesario realizar una ceremonia religiosa”.

Importancia de la intención en los actos humanos

Este principio se aplica incluso a las acciones más pequeñas de nuestra vida diaria. Así, vestirse y peinarse con cuidado y compostura, queriendo reflejar nuestra dignidad de cristianos, se convierte en un acto meritorio desde el punto de vista moral.

Y lo mismo podría decirse de algo tan común como lavarnos las manos, cuando esto se hace junto con el deseo de limpiarnos también de cualquier defecto que pueda haber en nuestro espíritu.

Un ejemplo insuperable de la importancia de la intención en las acciones cotidianas que nos la da Nuestra Señora. En cada momento de su vida, buscó adorar a Dios de manera perfecta, hasta el punto en que el más pequeño de sus gestos tenía más mérito ante el Creador que los sufrimientos de un mártir.

Le dio más gloria a Dios con la más pequeña de sus acciones, por ejemplo, trabajando en la rueca o haciendo un punto con una aguja, que San Lorenzo en la parrilla con su cruel martirio” – explica uno de los mariólogos más famosos de la Historia, San Luis María Grignion de Montfort.

Podemos imaginarnos a Nuestra Señora, en la tranquila soledad de la casa de Nazaret, preparando una comida para el Niño Jesús y San José, esperando su llegada del trabajo.

O a la Santísima Virgen preguntando a San José, durante la ausencia del Hijo, qué plato le agradaría más para cenar. Y así sucesivamente, podríamos conjeturar una prodigiosa secuencia de maravillosos actos que en su sencillez doméstica podrían tener más unción que las ceremonias más solemnes.

Imbuyendo los gestos cotidianos de la religión

En el seno de un hogar católico, las buenas costumbres y el cuidado en los gestos cotidianos pueden recrear un ambiente impregnado del buen olor de la Sagrada Familia de Nazaret.

A veces, decir “buenos días” o “buenas tardes” con la intención de expresar nuestro amor al otro, es suficiente para acercarlo a Dios.

Cuando el hogar se ve invadido por una constelación de actitudes como estas, se consolida un tipo ceremonial único de cada familia, que en su conjunto acaba constituyendo una “liturgia” propia de lo que el Concilio y San Juan Pablo II llamaron “Iglesia doméstica”.

La realización de tareas cotidianas siguiendo un ritual invisible, cuyo elemento más importante es el carácter sobrenatural con el que se realizan todas las actividades, constituye sin duda un acto de carácter religioso.

Cuando las acciones cotidianas adquieren así el valor de la oración en familia y se convierten en hábito, se consolida en esta “Iglesia doméstica” un clima de tranquilidad y paz, marcado por la caridad cristiana.

Así, se desarrolla en ella un espíritu peculiar, único y “tan impregnado de religión que, cuando la familia va a la iglesia, la noción predominante que tienen no es que se van de casa para ir a la iglesia”, sino de una continuidad respetuosa y armoniosa.

“Al regresar de la iglesia, la familia es más ella misma, pero también es más católica que antes de irse”. Y cuando llega el momento supremo para que uno de sus miembros reciba la última bendición en el camino al Cielo, se produce el tránsito definitivo, respetuoso y solemne: del hogar terrenal a la gloriosa y perfecta “Iglesia” en la que la más bella y liturgias sublimes se desarrolla sin cesar.

Texto extraído, con adaptaciones, de Revista Arautos do Evangelho n. 147, agosto de 2015.

The post Cuando los gestos cotidianos adquieren el valor de la oración appeared first on Gaudium Press Español.

Gaudium Press EspañolOpinión, espíritu cristiano, esplíritu cristiano, iglesia doméstica, sacralidad, unción, vida familiar

close
Lo inedito sobre los Evangelios podcast

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here