No hay vuelta atrás

0
37

La suerte de ser un auténtico católico no será recibir aplausos y alabanzas generales, porque la verdadera Iglesia y lo que predica es un “escándalo” para la sociedad relativista en la que vivimos, en la que se aprueban las peores iniquidades mientras se condena y desprecia las virtudes más honorables.

Redacción (22/08/2021 15:57, Gaudium Press) Cuando decidimos perseguir un gran objetivo, a veces sucede que, en un momento determinado de nuestra trayectoria, nos vemos obligados a considerar detenidamente nuestra decisión: o nos adherimos “de cuerpo entero” al objetivo que tenemos en vista y a las consecuencias que traerá para nosotros; o simplemente seguimos otro camino. La vida no perdona y no admite medias entregas, y triunfan solo quienes se dedican de lleno a lo que hacen y no retroceden.

Si esto es cierto en el campo humano y natural, lo es aún más cuando nos ocupamos de los caminos de Dios.

En el Evangelio de hoy, Nuestro Señor exige a sus Apóstoles una decisión seria: “¿También vosotros queréis marcharos?” Acababa de pronunciar palabras que “ofendieron” a la multitud y a muchos de loss discípulos que, “desde ese momento, se volvieron y no caminaron más con Él”.

A nosotros nos pasa lo mismo: en un momento determinado de nuestra vida, Dios exige una adhesión personal y total a Él mismo de nuestra parte, como lo hizo una vez con el pueblo escogido a través de Josué: “Si te parece mal servir al Señor, elige hoy a quién quieres servir ”(Cf. 1ª lectura – Js 24, 1-2: 15-8).

¿Y cómo ocurre este episodio en nuestras vidas?

Seguir fielmente la verdadera Iglesia de Cristo no es tarea fácil. Ciertamente, hay más mérito en ser un miembro fiel de la Iglesia Católica hoy que en otros tiempos: ¿No había más mérito en adherirse fielmente a Jesús cuando yacía moribundo en su cruz que cuando multiplicó los panes, caminó sobre el agua o curó leprosos?

La esposa a quien Jesús quiso “presentara sí misma espléndida, sin mancha ni arruga ni defecto alguno, pero santa e intachable” (cf. II Lectura – Ef 5, 21-32), es hoy atacada, despreciada y desfigurada de la manera más despiadada y violenta. Su rostro cándido y virginal se deforma cada vez más en un intento de adaptarla a las locuras de este mundo.

Seguir, por tanto, a la Iglesia inmaculada con integridad, vivir en obediencia a sus enseñanzas y en la práctica de los sacramentos significa, hoy más que nunca, adherirse a Dios y rechazar al mundo. La suerte de ser un auténtico católico no será el aplauso y el elogio generalizado, porque la verdadera Iglesia y lo que predica es un “escándalo” para la sociedad relativista en la que vivimos, en la que se aprueban las peores iniquidades mientras se condena y desprecia la virtudes más honorables.

Y cuando vemos que un número creciente de creyentes o incluso pastores se adhieren al mundo y rechazan a Cristo, y escuchamos en nuestro interior esa grave pregunta: “¿Tú también quieres irte?”, es el momento de afirmar, con San Pedro , nuestra adhesión que no tiene vuelta atrás: “¿A quién iremos, Señor? Tienes palabras de vida eterna. Creemos firmemente y reconocemos que eres el santo de Dios ”.

Por João Paulo de Oliveira

The post No hay vuelta atrás appeared first on Gaudium Press Español.

Gaudium Press EspañolOpinión, católico, comentario al evangelio, entregarse de lleno, san pedro

close
Lo inedito sobre los Evangelios podcast

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here