¿Cuándo y cómo se escribió la Biblia?

0
18

La Palabra de Dios fue preservada y posteriormente escrita por hombres asistidos por el carisma de la inspiración: los hagiógrafos. El lector seguramente estará interesado en saber cuándo y cómo se elaboraron estos escritos.

Redacción (01/09/2021 17:30, Gaudium Press) Hoy se sabe que la Biblia se escribió durante un período de poco más de mil años. Durante muchos siglos se creyó que el primero y uno de los más grandes hagiógrafos fue Moisés, quien habría escrito el Pentateuco. La Biblia, por tanto, habría comenzado a escribirse alrededor del año 1200 a.C. Esta creencia es disputada hoy por la generalidad de especialistas que, basándose en descubrimientos científicos posteriores y estudios detallados, prefieren fechar los primeros escritos en la época de Salomón, aproximadamente. en el año 1000 a.C.

El hecho de que el Nuevo Testamento en ocasiones se refiera a Moisés como autor de estos libros no debe causarnos embarazo, ya que sabemos que fue la intención de los hagiógrafos – y, sobre todo, la del Espíritu Santo – no comunicarnos a través de las Sagradas Escrituras conocimientos científicos o históricos precisos, sino las verdades que importan para nuestra salvación. Los hagiógrafos, por tanto, se expresaron en estos temas de acuerdo con las concepciones comunes y corrientes de la época.

Asimismo, se cree generalmente hoy en día que los primeros escritos del Antiguo Testamento no fueron los del Pentateuco, sino algunos libros históricos. Muchos eruditos incluso sostienen que el primer texto escrito fue la canción de Débora, del Libro de los Jueces.

No es posible determinar con precisión las fechas en las que se escribieron los libros sagrados del Antiguo Testamento, pero la cronología más comúnmente aceptada es la que explicaremos a continuación.

Hasta el reinado de David y Salomón (aproximadamente 1000 al 930 aC) habrían aparecido el cántico de Débora, los libros de Samuel y algunos episodios del Génesis. En el tiempo que va desde este último hasta el exilio babilónico (930 a 586 a.C.) habrían aparecido algunos libros proféticos: Amós, Oseas, Miqueas, Isaías (1-39), Jeremías, Sofonías, Nahum, Habacuc y Deuteronomio. Los libros de Ezequiel, la segunda parte de Isaías, el llamado deutero-Isaías (40-55), Josué, Jueces y Reyes serían del período del exilio (586 a 538 a. C.).

En la primera época posterior al exilio (583 a 300 a. C.) habrían aparecido los libros de Hageo, Zacarías, la tercera parte de Isaías —el trito Isaías— (56-66), Malaquías, Job, Jonás y Cantar de los Cantares; los Salmos también se habrían completado, los Proverbios se habrían extendido y habrían aparecido Esdras y Números. Solo en este período se habría completado el Pentateuco.

En el segundo período posterior al Exilio (300 a 50 a. C.), que es el de los Macabeos, habrían aparecido los libros de Tobías, Eclesiastés, Eclesiástico y Sabiduría. Y finalmente, en el siglo anterior al nacimiento de Jesucristo, los últimos libros: Joel, Daniel, Judith, Primero y Segundo de los Macabeos.

En cuanto al Nuevo Testamento, sus libros probablemente fueron escritos entre los años 50 y 100 de la era cristiana. Y los primeros no fueron los Evangelios, sino algunas cartas paulinas.

Papiros y pergaminos

En los años en que reinaron los soberanos de Israel, cuando presumiblemente se escribieron la mayoría de los libros del Antiguo Testamento, y en los tiempos apostólicos, cuando casi todo el Nuevo fue escrito, no se conocía la máquina de escribir, y mucho menos las computadoras modernas. ¡Ni siquiera el lápiz y el papel! Entonces, ¿cómo se habrían escrito estos textos?

Es asombroso saber que en cierto período de la antigüedad la gente solía escribir sobre piedra, placas de metal o cerámica. Estas últimas eran tablillas de arcilla en las que, con ayuda de un estilete, se imprimían los caracteres adecuados para componer los textos. Estas placas se colocaron luego en el horno para hornearlas y así conservarlas.

Cuando se empezaron a escribir libros bíblicos, sin embargo, ya habían surgido formas más sencillas de escribir, utilizando tinta sobre papiro o pergamino, materiales que fueron precursores del papel.

El primero proviene de un vegetal, abundante en las orillas del Nilo, cuyo tallo prensado ofrecía algo así como una hoja de papel. Los israelitas lo sabían bien desde su tiempo en Egipto y los egipcios lo comerciaban extensamente. Con él se producían también barcos y otros objetos. La canasta en la que se había colocado a Moisés entre los juncos del río para escapar de la ira del faraón era papiro.

El pergamino tiene su origen en la ciudad de Pérgamo, capital de Misia e importante ciudad de Asia Menor, de la que toma su nombre. Es piel de oveja especialmente tratada, lo que da como resultado una hoja consistente y relativamente delgada. Mucho más resistente y duradero, aunque más caro que el papiro, comenzó a ser ampliamente utilizado para los documentos más importantes.

Los libros escritos en papiro generalmente se guardaban en rollos, se guardaban en el templo y en las sinagogas, para ser leídos en las ceremonias litúrgicas. Los pergaminos, más consistentes y difíciles de mantener en rollos, proporcionaron la importante invención de los cuadernos o códices. Estos se formaron doblando las hojas de pergamino en cuatro y componiendo así volúmenes similares a nuestros libros actuales. Quizás se deba a los cristianos este gran descubrimiento, ya que los códices ya se utilizaban en los primeros siglos del cristianismo.

Los llamados Códices de hoy, las copias más antiguas de la Biblia que existen entre nosotros, datan, sin embargo, de los primeros siglos del cristianismo. Algunos de ellos contienen versiones casi completas de las Escrituras. Los principales se encuentran en la Biblioteca del Vaticano, el Museo Británico y algunos otros grandes museos del mundo. De estos “originales” se hacen las diversas traducciones modernas de las Sagradas Escrituras.

Desde la Edad Media, gracias a la meritoria obra de los monjes copistas, nos han llegado un gran número de copias de las Escrituras. Y los descubrimientos arqueológicos más recientes dan fe de la admirable fidelidad de los manuscritos medievales a las versiones más antiguas.

Si el lector considera que los fragmentos más antiguos conocidos de manuscritos del Antiguo Testamento datan del siglo II a.C., y que los libros del Antiguo Testamento comenzaron a escribirse probablemente en el reinado de Salomón, alrededor del siglo X a.C., tenemos un período de 800 años. entre estos primeros escritos y los fragmentos más antiguos conservados. Esto significa que las Escrituras nos han llegado a través de una larga sucesión de copias de manuscritos que ahora se han perdido.

Por el P. Arnobio José Glavam, EP

Texto extraído, con adaptaciones, de la revista Arautos do Evangelho n. 146. Febrero 2014

The post ¿Cuándo y cómo se escribió la Biblia? appeared first on Gaudium Press Español.

Gaudium Press EspañolEspiritualidad, biblia, mes de la biblia, Sagrada Escritura

close
Lo inedito sobre los Evangelios podcast

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here