Moisés, no hubo otro profeta como él

0
12

Hoy la Iglesia celebra al gran Moisés, cuya figura ilumina e iluminará los siglos futuros.

Redacción (04/09/2021 14:02, Gaudium Press) Moisés, el elegido por Dios, que fue salvado de las aguas, cuya gran misión fue iniciada en una huida, pues tuvo que partir a otras tierras cuando culposamente se corrió la voz de que había asesinado a un egipcio.

Huye, y no sabe que Dios lo ‘perseguía’, lo santificaba. En el exilio aprendió a ser pastor, aquel que había sido educado en la más refinada corte. Pero cuando creía que su vida permanecería en la contemplación de las maravillas divinas en un Sinaí mítico, un día se le manifiesta el Señor en una zarza ardiente y le dice: “Yo, soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob”, es decir, lo va colocando a la altura de los patriarcas originales del pueblo hebreo.

Moisés le pregunta a Dios cuál es, cómo es su nombre, más para saber de qué manera lo debe presentar ante los idólatras egipcios. Es entonces cuando el Señor le da el nombre sobre todo nombre, de trascendencia infinita: “Yo soy el que soy”, perfecta definición metafísica, teológica, literaria de la esencia divina. “El que es”, por siempre, Yahvé.

Este Dios, que se muestra en su inmensidad, se manifestará también amigo del manso y humilde Moisés, su amigo, al le hablará ‘cara a cara’.

Moisés vuelve a Egipto, y tiene esa batalla material y mística por su pueblo con el faraón, batalla en la que vence de la forma más grandiosa que cualquiera de todas las de la historia antigua, haciendo que incluso los mares le obedezcan. Pero es entonces que comienza una batalla más penosa, la batalla con su pueblo, de dura cerviz.

Moisés, el amigo de Dios

Llegados Moisés y su pueblo al Monte Sinaí, lugar de belleza misteriosa, grandiosa y fantástica, renueva Dios la alianza con ese pueblo, la alianza de Abrahán, la alianza que será perfecta con Cristo, y que en ese momento será sellada con las tablas de la ley, el Decálogo. Pero antes, los judíos, con el sumo sacerdote Aarón a la cabeza, habían adorado un becerro de oro, que Moisés transformó en polvo e hizo tragar a los judíos pasado por agua. Los judíos debían mantenerse fieles al Decálogo, para así respetar la alianza con Dios.

Dios multiplicó los beneficios a los israelitas en su camino a la tierra prometida, envió maná que les sabía a lo que quisiesen – prefigura de la Eucaristía –, cuando se cansaron les mandó codornices, hizo brotar un pozo de agua burbujeante cuando los consumía la sed. Pero ya los había sacado milagrosamente de Egipto, los había protegido con una columna de nubes para guiarlos y que los egipcios no los alcanzasen, les había abierto el mar y luego lo había cerrado sin contemplación, en defensa de su pueblo. Pero este pueblo obsequiado pero muy ingranto, quiso adorar los ídolos.

Y Dios quiso entonces darle a Moisés otro pueblo; pero Moisés intercedió por su pueblo que era miserable, como siglos después el Hijo de Dios intercedería por la raza de Adán. Y él, que era inocente, como lo fue el Cordero Inocente, tuvo que vagar con su pueblo por 40 desérticos años, pues así se expiaría el pecado del pueblo de la Alianza.

Sin embargo llegaba el día en que el pueblo entraría en la Tierra prometida, a la que no entraría Moisés. Solo por una leve duda, al momento de cumplir la orden del Señor de abrir una fuente, Dios quiso llevárselo para sí. No sería el Moisés señor de la Tierra Prometida, sería el Moisés de la Tierra Celestial de Dios, Dios lo quería ya entero para sí, completo, incluso con la aceptación humilde del decreto de Yahvé, que le impedía entrar a la tierra que él había arrancado de Dios con su propio sacrificio.

Y Moisés siguió dando recomendaciones a su pueblo, preparó a su sucesor Josué, y sobre todo, sirvió de figura y modelo para los siglos futuros, pues, como lo resume el Deuteronomio, “No hubo nunca más en Israel un profeta como Moisés, a quien Yahvé conoció cara a cara”.

Moisés se apareció junto a Cristo en el Tabor, cuando se había alcanzado la plenitud de los tiempos, tan grande es Moisés. Quiera Dios enviarnos a Moisés, o a nuevos Moisés, cuando las luchas de su Iglesia lleguen al auge, de pronto cuando todo parezca perdido, para que él abra los mares, para que también los cierre, para que nos obtenga la fortaleza del agua de vida, para nos haga llegar finalmente a la Tierra Prometida.

The post Moisés, no hubo otro profeta como él appeared first on Gaudium Press Español.

Gaudium Press EspañolEspiritualidad, moisés, san moisés, santo del día

close
Lo inedito sobre los Evangelios podcast

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here