El desapego de la guerra y la guerra del desapego

0
45

Es necesario prepararse para el desapego proporcionado a una situación de guerra. Redacción (03/03/2022 15:25, Gaudium Press) – ¡Estamos en guerra! – Ah, pero la guerra no está aquí, está lejos, es entre Rusia y Ucrania; gente siempre belicosa, violenta, etc., etc., etc. Error de lectura. La guerra es, sí, aquí. No entendemos, y probablemente… Ver artículo
The post El desapego de la guerra y la guerra del desapego appeared first on Gaudium Press Español.

Es necesario prepararse para el desapego proporcionado a una situación de guerra.

Redacción (03/03/2022 15:25, Gaudium Press)

¡Estamos en guerra!

Ah, pero la guerra no está aquí, está lejos, es entre Rusia y Ucrania; gente siempre belicosa, violenta, etc., etc., etc.

Error de lectura. La guerra es, sí, aquí.

No entendemos, y probablemente ni entenderemos, todo lo que está en el escenario y, especialmente, detrás de escena de esta guerra. Sin embargo, es bueno pensar en el “efecto mariposa”, según el cual el aleteo de las alas de una mariposa en Brasil puede desencadenar una secuencia de fenómenos meteorológicos que provocarán un tornado en Texas.

Esta alegoría –descrita por el meteorólogo Edward Lorenz, cuando trabajaba en un sistema de ecuaciones diferenciales, con el objetivo de modelar evoluciones climáticas– forma parte de la “teoría del caos”, un campo de estudio de las Matemáticas con aplicaciones en diversas ciencias, como la Física, Ingeniería, Economía, Biología, Meteorología. La teoría del caos trata de sistemas complejos y rigurosamente deterministas, pero que presentan un fenómeno fundamental de inestabilidad llamado sensibilidad a las condiciones iniciales que los hace impredecibles a largo plazo.

Suena complicado, pero no lo es. La teoría explica que pequeñas diferencias en las condiciones iniciales, como las causadas por errores de redondeo en el cálculo numérico, producen resultados futuros muy divergentes.

El efecto mariposa

Para hacerlo más fácil, imaginemos que un contador necesita sumar los saldos de miles de cuentas bancarias. Estos valores tienen céntimos y, para facilitar y agilizar la operación, decide simplificar, prescindiendo de los céntimos. Al final, habrá una gran diferencia que puede afectar a muchos sistemas que dependen de esta suma.

¿Aún parece complicado? Simplemente imagine que se arroja una piedra a un río y los círculos concéntricos de pequeñas olas que se forman hasta que las perdemos de vista. No importa cuán pequeña sea la piedra, el equilibrio de ese cuerpo de agua se ha visto afectado.

El efecto mariposa se refiere más específicamente a los fenómenos meteorológicos, explicando que un pequeño fenómeno que ocurre en un lado del mundo puede significar un resultado inesperado en otro lugar, porque el batir de las alas de la mariposa al agitar el aire provocará ondas que se expandirán, expandirán y el resultado de esto es impredecible.

Así, el batir de las alas del misil sobre Ucrania producirá reverberaciones que llegarán al mundo entero; lo que significa, sí, que la guerra también está aquí.

El desapego

Desde la invasión rusa en la madrugada del 24 de febrero, no se habla de otra cosa. Hay tanta información que la gente ya no sabe a dónde acudir, qué creer. Y, como en toda guerra o disputa, todo el mundo cree que tiene que elegir un bando, aunque no necesariamente tiene que ser así…

Así que no voy a hablar de la guerra en general, sobre todo porque no soy un experto en guerra. De hecho, si tuviera que ser un experto en algo, preferiría ser un experto en paz.

Me ocuparé aquí de un solo aspecto: el desapego. De todas las imágenes que hemos visto y que sin duda nos han asustado y conmovido, me ha llamado la atención el desapego forzado al que se ven obligados a someterse los ucranianos.

Como fue promulgada la ley marcial que prohíbe salir del país a personas del sexo masculino, con edades comprendidas entre los 18 y los 60 años, quienes se están acercando a las fronteras y atravesándolas, son principalmente mujeres, ancianos, niños y extranjeros. Algunos intentan llegar a las fronteras en automóvil; sin embargo, una gran cantidad de personas lo hacen a pie, caminando muchos kilómetros. Y nadie puede caminar largas distancias en el frío, cargando grandes volúmenes de equipaje. Por lo tanto, tomas lo que puedes y, ciertamente, parte de lo que tomas puede ser abandonado a la mitad, si el peso está más allá de las fuerzas de la persona que lo lleva.

Esto es desapego de guerra: casas, muebles, plantas, objetos, fotografías, mascotas, computadoras, todo queda atrás. Peor aún, los seres queridos se quedan atrás. Atrás quedan también la comodidad, la calidez, la seguridad, la comodidad, las certezas que teníamos, los sueños, las esperanzas, los proyectos, lo que nos proponíamos hacer mañana.

La guerra del desapego

Es duro, es doloroso, es conmovedor. Sin embargo, es lo más cercano que tenemos a la realidad de la vida. Un día, con guerra o sin guerra, todos tendremos que cruzar una gran frontera y no podremos llevar ni siquiera la pequeña maleta que llevan los refugiados. No podremos llevarnos a nuestro perro, a nuestro gato ni a nuestra cacatúa, como han logrado hacer algunos. No podremos llevar a nuestros hijos, a nuestros ancianos o familiares que estén enfermos y necesiten de nuestro cuidado.

No podremos llevarnos nada más que a nosotros mismos. Incluso la ropa que se colocará sobre nuestro cuerpo, para simbolizar la travesía, no será elegida por nosotros. Entonces, huir de un país en guerra es la imagen de desapego que todos debemos tener todo el tiempo, todos los días de nuestra vida.

Esta es la guerra del desapego. Una guerra que cada uno necesita pelear consigo mismo, con su egoísmo, su codicia, su deseo de poseer, de acumular, de aumentar cada vez más su patrimonio. No habrá misiles, no habrá cañones, no habrá bombas, ametralladoras y tanquetas frente a nuestras casas, en el estacionamiento de nuestros edificios. Aún así, habrá una guerra. En realidad, “será” no es la conjugación correcta, porque esta guerra está en curso, está en el presente, en el próximo minuto, en nuestro próximo aliento.

Cruzar la frontera

La guerra de Ucrania también es nuestra, porque los seres humanos se están muriendo, porque los muchachos imberbes están en el frente, intercambiando controles de videojuegos por cañones de operación y gatillos de ametralladoras, y eso es muy triste, porque pueden ser nuestros hijos, nuestros nietos, nuestros hermanos.

Esa guerra también es nuestra, porque traerá precios al alza, escasez de productos, desvalorizaciones bursátiles, caída de unos mercados y subida de otros. Esa guerra también es nuestra porque el riesgo de que estalle una Tercera Guerra Mundial es real.

También es nuestra porque hoy en día somos absolutamente dependientes de la cibernética, e internet puede ser una de las grandes pérdidas que afectará a todos en una proporción nunca experimentada por la humanidad, porque todo, absolutamente todo, está ligado a él, y la realidad de nuestro mundo así como nuestro tiempo y atención están encerrados en el mundo virtual.

Por tanto, es necesario que nos preparemos para el desapego que nos proporciona la situación de guerra y que tengamos claro dónde está y qué es posible y necesario llevar ante una emergencia o una huida repentina. Pero, sobre todo, tenemos que librar, a diario, las batallas de la guerra del desapego, porque ni el batir de las alas de millones de mariposas puede cambiar esta realidad: cruzaremos la frontera, porque somos mortales.

Por Alfonso Pessoa

The post El desapego de la guerra y la guerra del desapego appeared first on Gaudium Press Español.

Compartir

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here