A propósito del Día Internacional de la Mujer: La mujer en la Biblia

0
48

Sin embargo, todas las figuras bíblica convergen en el modelo Absoluto: María Santísima. Extractos de un discurso de Donoso Cortés. Redacción (08/03/2022 10:09, Gaudium Press) Hoy se conmemora en muchos sitios el Día Internacional de la Mujer. A este propósito transcribimos extractos de un discurso proferido por Juan Donoso Cortés el 16 de abril de… Ver artículo
The post A propósito del Día Internacional de la Mujer: La mujer en la Biblia appeared first on Gaudium Press Español.

Sin embargo, todas las figuras bíblica convergen en el modelo Absoluto: María Santísima. Extractos de un discurso de Donoso Cortés.

Redacción (08/03/2022 10:09, Gaudium Press) Hoy se conmemora en muchos sitios el Día Internacional de la Mujer. A este propósito transcribimos extractos de un discurso proferido por Juan Donoso Cortés el 16 de abril de 1848, al tomar posesión de su silla en la Real Academia de la Lengua:

Si lleváis en consideración la distancia que hay entre la familia gentilicia y la hebrea, veréis luego que están separadas entre sí por un abismo profundo: la familia gentílica se compone de un señor y de sus esclavos, mientras la hebrea, del padre, de la mujer y de sus hijos.

Entran como elementos constitutivos de la primera, deberes y derechos absolutos; la segunda, deberes y derechos limitados. La familia gentilicia descansa en la servidumbre; la hebrea se funda en la libertad. La primera es el resultado de un olvido; la segunda, de un recuerdo; el olvido y el recuerdo de las divinas tradiciones, prueba clara de que el hombre no ignora, sino porque olvida, y no sabe, sino porque aprende.

Ahora se comprenderá fácilmente por qué la mujer hebrea pierde en los poemas bíblicos todo lo que tuvo entre los gentiles de sombrío y de siniestro, y por qué el amor hebreo, a diferencia del gentil, que fue incendio de los corazones, es bálsamo de las almas.

Abrid los libros de los profetas bíblicos, y en todos aquellos cuadros, risueños o pavorosos, con que daban a entender a las sobresaltadas multitudes, o que iba deshaciéndose la nebulosa, o que la ira de Dios estaba cerca, hallaréis siempre en primer lugar a las vírgenes de Israel, siempre bellas y vestidas de resplandores apacibles, levantar entonces sus corazones al Señor en melodiosos himnos y en angélicos cantares, o depositar, bajo el peso del dolor, las cándidas azucenas de sus frentes. […]

Ni se contentaron los hebreos en confiar a la mujer el cetro de sus hogares sino que pusieron muchas veces en su mano fortísima y victoriosa el pendón de las batallas y el gobierno del Estado.

La ilustre Débora gobernó la república en calidad de juez suprema de la nación; como general de los ejércitos, peleó y ganó batallas sangrientas; como poeta, celebró los triunfos de Israel y entonó himnos de victoria, manejando al mismo tiempo, con igual soltura y maestría, la lira, el cetro y la espada.

En tiempo de los reyes, la viuda de Alejandro Janneo tuvo el cetro diez años; la madre del rey Asa gobernó en nombre de su hijo, y la mujer de Hircano Macabeo fue designada por este príncipe para gobernar el Estado después de sus días.

Hasta el Espíritu de Dios, que se comunicaba a pocos, descendió también sobre la mujer, abriéndole los ojos y el entendimiento para que pudiese ver y entender las cosas futuras.

Hulda fue iluminada con el espíritu de profecía, y los reyes se acercaban a ella sobresaltados con un gran temor, contritos y recelosos, para saber de sus labios lo que en el libro de la Providencia estaba escrito de su imperio.

La mujer, entre los hebreos, a veces gobierna la familia, a veces dirige el Estado, a veces habla en nombre de Dios, a veces avasalla los corazones, cautivos de sus encantos.

Era un ser benéfico, que ya participaba tanto de la naturaleza angélica como de la naturaleza humana.

Leed apenas el Cantar de los Cantares y decidme si aquel amor suavísimo y delicado, si aquella esposa vestida de olorosas y cándidas azucenas, si aquella música armónica, si aquellos arrebatamientos inocentes y elevados, y aquellos deleitables jardines, no son más que cosas vistas, oídas y sentidas en la tierra, cosas que se nos presentan como sueños del paraíso.

El ejemplo de mujer Absoluto

Y sin embargo, señores, para conocer a la mujer por excelencia, para tener noticia correcta del encargo recibido de Dios, para considerarla en toda su belleza inmaculada y altísima, para formarse alguna idea de su influencia santificadora, no basta poner la vista en aquellos bellísimos ejemplos de la poesía hebraica, que hasta ahora deslumbraron nuestros ojos y dulcemente embargaron nuestros sentidos.

El verdadero modelo y ejemplo de mujer no es Rebeca, ni Débora, ni la Esposa del Cantar de los Cantares, llena de fragancias como una taza de perfumes.

Es necesario ir más allá, y subir más alto; es necesario llegar a la plenitud de los tiempos, al cumplimiento de la antigua promesa.

Para sorprender a manera de Dios, formando el tipo perfecto de mujer, es necesario subir hasta el trono resplandeciente de María.

Ella es una criatura aparte, más bella por sí sola que toda la creación; el hombre no es digno de tocar sus blancas vestiduras; la tierra no es digna de servirle de peana, ni los tejidos de brocado como alfombra; su blancura excede a la nieve que se acumula en las montañas, su color, al rosado de los cielos, su esplendor a lo resplandeciente de las estrellas.

María es amada de Dios, venerada por los hombres, servida por los ángeles.

[…] El Padre la llama Hija, y le envía embajadores; el Espíritu Santo la llama esposa, y le hace sombra con sus alas; el Hijo la llama Madre, y hace de su morada su sacratísimo vientre.

Los serafines componen su corte, los cielos la llaman Reina, los hombres la llaman Señora; nació sin mancha, libró al mundo, murió sin dolor, vivió sin pecado.

Ved ahí la mujer, señores, ved ahí la mujer; porque Dios en María las santificó: a las vírgenes, porque Ella fue Virgen; a las esposas porque Ella fue Esposa; a las viudas porque Ella fue Viuda; a las hijas, porque ella fue Hija; a las madres porque ella fue Madre.

Grandes y portentosas maravillas obró el cristianismo en el mundo; hizo las paces entre el cielo y la tierra, destruyó la esclavitud; proclamó la libertad humana y la fraternidad de los hombres.

Pero con todo eso, la más portentosa de todas sus maravillas, la que más hondamente influyó en la constitución de la sociedad doméstica y la civil, es la santificación de la mujer, proclamada desde las alturas evangélicas.

Y además, señores, desde que Jesucristo habitó entre nosotros, ni sobre las pecadoras es lícito lanzar el escarnio y el insulto, porque hasta sus pecados pueden ser lavados por sus lágrimas.

El Salvador de los hombres puso a Magdalena bajo su amparo. Y cuando llegó el tremendo día en que se nubló el sol, estremecieron y se desplazaron los despojos de la tierra, al pie de su cruz estaban juntas su inocentísima Madre y la arrepentida pecadora, para darnos así a entender que sus amorosos brazos estaban abiertos igualmente a la inocencia y al arrepentimiento.

(Extracto del discurso proferido por Juan Donoso Cortés a 16 de abril de 1848, al tomar asiento en la Real Academia de la Lengua)

The post A propósito del Día Internacional de la Mujer: La mujer en la Biblia appeared first on Gaudium Press Español.

Compartir

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here