La fe, la virtud de los pequeños

0
17

La fe es la virtud de los pequeños, que sólo se consigue con mucho esfuerzo. Redacción (27/05/2022 13:50, Gaudium Press) Empecemos este artículo hablando de la intolerancia. Según informó este canal, en la noche del 15 al 16 de mayo, vándalos destrozaron una imagen de Nuestra Señora de las Gracias, en el jardín de la… Ver artículo
The post La fe, la virtud de los pequeños appeared first on Gaudium Press Español.

La fe es la virtud de los pequeños, que sólo se consigue con mucho esfuerzo.

Redacción (27/05/2022 13:50, Gaudium Press) Empecemos este artículo hablando de la intolerancia. Según informó este canal, en la noche del 15 al 16 de mayo, vándalos destrozaron una imagen de Nuestra Señora de las Gracias, en el jardín de la casa de los Heraldos del Evangelio, en Sevilla la Nueva, España. Según la noticia, pocas horas antes del sacrilegio, habitantes de la casa escucharon blasfemias contra Dios y la Virgen y maldiciones a los Heraldos, lo que deja claro que no se trató de un simple acto de vandalismo, sino de una acción planeada y ejecutada con odio y crueldad.

El mismo día 15 me llamó la atención otra actitud en este sentido. El viernes 13 de mayo, día de Nuestra Señora de Fátima, el P. Ricardo Basso presentó un contenido muy interesante en el programa Esplendores de María, sobre falsas devociones a la Virgen, que recién pude ver el domingo. Cuando asisto a un video interesante, tengo la costumbre de revisar los comentarios y, al hacerlo, encontré uno que terminó convirtiéndose en el centro de una discusión entre varios internautas.

Como todos los posteos en los comentarios eran muy largos, en lugar de huir de ellos, como se hace comúnmente cuando se encuentra un “textón” en Internet, decidí leerlos. Confieso que me abstuve de entrar en la conversación; simplemente no lo hice porque vi, desde el principio, que había una persona necesitada allí, que deseaba era llamar la atención. De todo lo que escribió el joven, sobresalieron dos cosas: la necesidad de decirse estudiado y culto y los términos espinosos que usó – incluso siendo estudiado y culto, como se dijo, y muy maleducado, como se vio. Soberbia y bajeza, dos cosas que ni siquiera deberían ir juntas, pero, al final, cada uno vomita lo que tiene en el estómago.

¿Quiénes son los intolerantes?

El joven pseudosabio acusaba a la Iglesia de hacer proselitismo de personas sin educación (“reclutamiento”, en sus palabras, que es un término inapropiado, ya que el reclutamiento está más ligado al mundo militar y empresarial que al universo religioso, pero él no tiene culpa, no todo se enseña ni se aprende en la escuela). Dice que la fe de los que estudian ha sido cada vez menos comprendida por los sacerdotes, y se lamenta diciendo que las personas estudiadas se sienten cada vez más abandonadas para que “los más desprovistos de entendimiento puedan ser más favorecidos”.

Primero, no sé quién eligió a este joven para representar a los estudiados. En segundo lugar, el estudio y la comprensión son cosas muy diferentes. No es necesario estudiar para comprender y no siempre quien estudia puede llegar a comprender.

Estamos hablando de la fe, y también estamos hablando del cristianismo. ¿Jesús estudió? No sabemos. Es cierto que leía y escribía, pero no hay ningún documento que pruebe que era doctor de la ley. Por lo tanto, no dividió la historia en antes y después de él por haber estudiado. ¿A quién predicaba? ¿A los cultos o a los ignorantes? Predicaba a todos, precisamente por eso usó un lenguaje muy simple, porque lo perfecto es simple, y usó el lenguaje perfecto, un lenguaje llamado Amor, como bien recordó uno de los que respondieron a la provocación del “estudiado”.

¿Cuál es la diferencia entre los que rompieron la imagen en casa de los Heraldos en España y los que hacen comentarios irrespetuosos en una web? Ninguna. Ambos están unidos por la misma intolerancia. Los que rompieron esa, y muchas otras imágenes en varias partes del mundo, los que invaden iglesias, defecan dentro de ellas (literalmente o en palabras virtuales), los que entran en lugares santos y disparan a los fieles, los que torturan a sacerdotes y laicos , hoy y en la época del Imperio Romano, son las mismas personas.

Estudiar y entender

Jesús predicó en las sinagogas y predicó en las calles, en las playas, en los campos, a las multitudes o a los pequeños grupos, en reuniones privadas, cuando lo invitaban a cenar en casa de alguien. Pero bajo cualquier circunstancia, su discurso era el misma, su lenguaje era el mismo. A sus discípulos y a la Iglesia Católica, fundada sobre ellos, se les dio la misión de continuar la predicación del Evangelio, que aún hoy se hace. Si algunas personas “cultas” no entienden el mensaje, es culpa de ellos, no de la Iglesia. La deficiencia está en las limitaciones de estas personas y no en la ineficacia de quien predica o de lo que se predica. Y esta ineficacia no se llama falta de estudio, sino orgullo, arrogancia, soberbia, sentido de superioridad.

O tal vez necesitan estudiar más, después de todo, San Agustín y Santo Tomás de Aquino, solo por nombrar dos figuras intelectuales, se entendieron muy bien. Cuando habló con Nicodemo – en la oscuridad de la noche, porque ese hombre estudiado que ocupaba un puesto destacado, siendo una autoridad entre los judíos, aunque tocado por la doctrina del Maestro, se avergonzaba de, siendo quien era y ocupando el puesto que ocupaba, admitir que aceptó las enseñanzas de un carpintero, considerado por muchos como un ignorante, un “don nadie”, como diríamos hoy – ante su dificultad para comprender la verdad, Jesús le preguntó: “Tú eres un maestro en Israel y no entiendes qué son estas cosas?” Este es uno de los pasajes que deja muy claro que el estudio y la comprensión son cosas diferentes.

Orgullo e intolerancia

Jesús dijo: “Te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas de los sabios y entendidos y se las has revelado a los pequeños” (Mt 11-25), y no podemos olvidar que no fueron los pequeñitos los que tramaron la condenación y muerte de Jesús, sino los sabios y entendidos, los escribas y fariseos.

Pero tampoco podemos ser radicales y excluir a los sabios de la Revelación. San Lucas, que figura entre los cuatro evangelistas y fue también el autor de los Hechos de los Apóstoles, fue médico, y San Pablo, a quien el cristianismo debe sus fundamentos, fue un renombrado doctor de la ley.

La Iglesia está repleta de personas cultas, estudiadas y sabias, comenzando por los sacerdotes, que se mezclan con gente sencilla sin conocimientos teóricos, porque todos forman un solo pueblo, un solo cuerpo y una sola fe. El problema es que algunos quieren deconstruir una doctrina antigua solo para satisfacer sus caprichos, para rebatir aquello con lo que no están de acuerdo, porque, aun así “estudiados”, no entienden, y no pueden admitir su propia ignorancia. Decir “no sé” es muy difícil, por eso es para pocos sabios. Es para aquellos que son a la vez sabios y humildes.

El orgullo, amigos míos, se convierte fácilmente en intolerancia y odio, y a partir de ahí ofender a la gente, romper imágenes, destrozar templos y disparar a los que rezan, se convierte en algo común. ¿Cuántas religiones y doctrinas se crearon sólo para satisfacer el orgullo de personas que no podían aceptar que la verdad fuera algo tan simple y que fuera accesible a personas que consideraban tan inferiores a ellos?

El milagro de la fe

Hay una historia sobre un misionero enviado a evangelizar a los habitantes de una isla lejana. A pesar de la belleza natural, el lugar era inhóspito, los alojamientos incómodos y los residentes mostraban gran dificultad para comprender las bases de la religión. Poco a poco, las cosas se calmaron y, después de unos meses, toda la comunidad se convirtió, aprendió a rezar el rosario y se bautizó.

Un hombre, sin embargo, fue la piedra en el zapato del misionero. Aunque aceptó con gusto las palabras de Jesús y recibió el bautismo, no pudo aprender a hacer correctamente la señal de la cruz y nunca pudo memorizar el Padre Nuestro y el Ave María, las dos oraciones más rezadas por los católicos.

El misionero decía Misa todos los días y luego daba catequesis para que los nativos se prepararan para recibir la Eucaristía. Durante la Misa todo iba bien, pero en la catequesis era un tormento. El hombre siempre hacía las mismas preguntas y todos los días le pedía al sacerdote que le volviera a enseñar el Padre Nuestro y el Ave María. Al principio, respondió con paciencia, pero con el paso del tiempo, le estaba causando mucha molestia. El día que se fue, se sintió aliviado y le contó el caso al barquero, diciendo que nunca había visto a nadie más terco en su vida.

Ya estaban tan lejos a punto de que no podían ver la pequeña isla, cuando escucharon a alguien gritar: “¡Padre, Padre, enséñeme una vez más!” Asombrado por la velocidad con que el hombre había remado para alcanzarlos, el sacerdote se volvió hacia la voz y, para su sorpresa, el ingenuo nativo no remaba, sino que caminaba sobre el agua, mientras insistía: “Por favor, Padre, enséñeme a mí, sólo una vez más”. En ese momento, Dios, el barquero y el ignorante tuvieron la alegría de presenciar otra conversión…

Fe, estudio y sencillez

Siempre fui una persona de fe cuando joven, incluso consideré seguir la vida religiosa, solo que no lo hice por una razón muy simple: siendo el hijo menor y mis hermanos estando todos casados ​​​​o por casarse, yo no quería separarme de mi madre, que ya no tenía la compañía de mi padre, y se quedaría sola. Sé que, si hubiera seguido este camino, le hubiera dado la mayor de las alegrías, porque, aunque era una señora muy sencilla, que no tuvo la oportunidad de estudiar, era una mujer de mucha fe, pero yo preferí darle mi compañía, y no me arrepiento.

Estudié y los estudios no me quitaron la fe, sin embargo, debo reconocer que estorbaron mucho, porque me hicieron hacer preguntas y desgastarme buscando respuestas satisfactorias. La gente sencilla no necesita perder el tiempo en esto, y no es porque la Iglesia esté dirigida a ellos, sino al propio Dios.

A lo largo de mi vida he convivido con diferentes tipos de personas, desde los que creen hasta los que no creen, pasando por los que fingen creer, sobre todo cuando les aporta alguna ventaja. Sin embargo, fueron dos hermanitas las que me enseñaron sobre la fe lo que la vida no me enseñó. Son dos personas muy sencillas, pobres, que viven en un lugar lejano y de difícil acceso. La iglesia más cercana está a unas tres millas de su casa, pero van a misa todos los días a pie. Han tenido mucho miedo, han tenido que huir de un perro rabioso y se han encontrado con serpientes, pero nada les ha hecho desistir.

Una vez, en una Misa Solemne, que tardó más en terminar, trataron de conseguir un aventón para salir, porque tenían miedo de caminar solas tan tarde. Por suerte, todavía había una pareja en la iglesia y accedió a llevarlas, ya que su casa estaba en la dirección en la que iban. Era muy tarde y, además de peligroso, el tiempo era lluvioso y frío. Cuál fue mi sorpresa, unos días después, al saber que la pareja que las llevaba no quería ir por el camino de tierra, para no ensuciar el auto, dejándolas caminar más de dos kilómetros en la oscuridad, en el frío y pisar el barro con sus delicados pies.

En otra ocasión, la lluvia las sorprendió en el camino y tuvieron que regresar a casa, faltando a misa. Estaban estrenando vestidos nuevos y se empaparon. Sentí una puñalada en mi alma cuando escuché este relato. Tristes, sin embargo, resignadas, volvieron a casa y rezaron otro rosario (ya habían rezado uno, hábito diario), ofreciendo ese sacrificio a una causa santa y a las almas dolientes.

Estas muchachas, por su sencillez, por sus modales expansivos y hasta por su constitución física, ya han sufrido muchas vejaciones. Es probable que nunca cumplan el anhelado sueño de convertirse en religiosas, pero no tengo ninguna duda de que cuando se arrodillan a orar, el Cielo se abre sólo por el placer que sienten Jesús y la Virgen al escucharlas más de cerca. No estoy seguro de que Dios tenga personas favoritas, pero si las tiene, me ha dado el privilegio de conocer a dos de ellas. Y confieso que, a pesar de mi edad, mis estudios y todo el bagaje que llevo, cuando siento que mi fe se debilita, es en la fe de estas niñas que me inspiro, y todo vuelve rápidamente a su lugar, porque la fe es la virtud de los más pequeños, que tenemos que trabajar duro para lograr.

Por Alfonso Pessoa

The post La fe, la virtud de los pequeños appeared first on Gaudium Press Español.

Compartir

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here