contact us

Use the form on the right to contact us.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right.

2017-3665 Arista Way
MISSISSAUGA, ON, L5A4A3

+1 647 283 0310

Lo Inédito Multimedia es un site innovador dedicado a promover música y eLibros exclusivamente en formato digital de download directo utilizables en dispositivos móviles,  de todas las marcas sean de plataforma apple o Android ofreciendo 100% de seguridad y garantia. Lo Inédito Multimedia focaliza sus energías y recursos en compartir con Ud. lo mejor de nuestros escritores y artistas: espiritualidad. Sin tardanzas. Sin flete. Sin costos adicionales de correo. Sin casas Editoriales ni sellos discográficos intermediarios y respetando el Medio-ambiente: directo a su caja de email. Lo Inédito Multimedia está formado por religiosos y laicos voluntarios de Toronto, Canadá, apasionadamente dedicados a evangelizar con Verdad, Armonía y Belleza. Sin plástico ni papeles. Sin paquetes o embalajes. Directo al corazón: de nuestra Familia espiritual a la suya.  El importe se sus compras está destinado a las obras de evangelización misionera.  Evangelizemos juntos un mundo de redes sociales y teléfonos móviles. 

Blog ES

Domingo Septiembre 14, 2014 - Evangelio de Hoy: San Juan 3,13-17

Dania Jaramillo

Domingo Septiembre 14, 2014 - Evangelio de Hoy: San Juan 3,13-17

Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz

Libro de los Números 21,4b-9. 
En el camino, el pueblo perdió la paciencia 
y comenzó a hablar contra Dios y contra Moisés: "¿Por qué nos hicieron salir de Egipto para hacernos morir en el desierto? ¡Aquí no hay pan ni agua, y ya estamos hartos de esta comida miserable!". 
Entonces el Señor envió contra el pueblo unas serpientes abrasadoras, que mordieron a la gente, y así murieron muchos israelitas. 
El pueblo acudió a Moisés y le dijo: "Hemos pecado hablando contra el Señor y contra ti. Intercede delante del Señor, para que aleje de nosotros esas serpientes". Moisés intercedió por el pueblo, 
y el Señor le dijo: "Fabrica una serpiente abrasadora y colócala sobre un asta. Y todo el que haya sido mordido, al mirarla, quedará curado". 
Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso sobre un asta. Y cuando alguien era mordido por una serpiente, miraba hacia la serpiente de bronce y quedaba curado. 

 

Salmo 78(77),1-2.34-35.36-37.38. 
Pueblo mío, escucha mi enseñanza, 
presta atención a las palabras de mi boca:
yo voy a recitar un poema, 
a revelar enigmas del pasado.

Cuando los hacía morir, lo buscaban 
y se volvían a él ansiosamente:
recordaban que Dios era su Roca, 
y el Altísimo, su libertador.

Pero lo elogiaban de labios para afuera 
y mentían con sus lenguas;
su corazón no era sincero con él 
y no eran fieles a su alianza.

El Señor, que es compasivo, 
los perdonaba en lugar de exterminarlos; 
una y otra vez reprimió su enojo 
y no dio rienda suelta a su furor.

 


Carta de San Pablo a los Filipenses 2,6-11. 
Jesucristo, que era de condición divina, no consideró esta igualdad con Dios como algo que debía guardar celosamente: 
al contrario, se anonadó a sí mismo, 
tomando la condición de servidor 
y haciéndose semejante a los hombres. 
Y presentándose con aspecto humano, 
se humilló hasta aceptar por obediencia la muerte y muerte de cruz. 
Por eso, Dios lo exaltó 
y le dio el Nombre que está sobre todo nombre, 
para que al nombre de Jesús, 
se doble toda rodilla 
en el cielo, en la tierra y en los abismos, 
y toda lengua proclame para gloria de Dios Padre: 
"Jesucristo es el Señor". 

 

Evangelio según San Juan 3,13-17. 
Jesús dijo a Nicodemo: 
«Nadie ha subido al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre que está en el cielo. 
De la misma manera que Moisés levantó en alto la serpiente en el desierto, también es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto, 
para que todos los que creen en él tengan Vida eterna. 
Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna. 
Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.»