contact us

Use the form on the right to contact us.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right.

2017-3665 Arista Way
MISSISSAUGA, ON, L5A4A3

+1 647 283 0310

Lo Inédito Multimedia es un site innovador dedicado a promover música y eLibros exclusivamente en formato digital de download directo utilizables en dispositivos móviles,  de todas las marcas sean de plataforma apple o Android ofreciendo 100% de seguridad y garantia. Lo Inédito Multimedia focaliza sus energías y recursos en compartir con Ud. lo mejor de nuestros escritores y artistas: espiritualidad. Sin tardanzas. Sin flete. Sin costos adicionales de correo. Sin casas Editoriales ni sellos discográficos intermediarios y respetando el Medio-ambiente: directo a su caja de email. Lo Inédito Multimedia está formado por religiosos y laicos voluntarios de Toronto, Canadá, apasionadamente dedicados a evangelizar con Verdad, Armonía y Belleza. Sin plástico ni papeles. Sin paquetes o embalajes. Directo al corazón: de nuestra Familia espiritual a la suya.  El importe se sus compras está destinado a las obras de evangelización misionera.  Evangelizemos juntos un mundo de redes sociales y teléfonos móviles. 

Septiembre 12, 2016 - Evangelio según San Lucas 7,1-10.

Blog ES

Septiembre 12, 2016 - Evangelio según San Lucas 7,1-10.

Gospel Editor

Tierra Santa: Restos de la Sinagoga de Cafarnaúm. Foto: Gustavo Kralj/GaudiumpressImages.com

Tierra Santa: Restos de la Sinagoga de Cafarnaúm. Foto: Gustavo Kralj/GaudiumpressImages.com

Septiembre 12, 2016 - Evangelio según San Lucas 7,1-10. 
Cuando Jesús terminó de decir todas estas cosas al pueblo, entró en Cafarnaún. 
Había allí un centurión que tenía un sirviente enfermo, a punto de morir, al que estimaba mucho. 
Como había oído hablar de Jesús, envió a unos ancianos judíos para rogarle que viniera a curar a su servidor. 
Cuando estuvieron cerca de Jesús, le suplicaron con insistencia, diciéndole: "El merece que le hagas este favor, 
porque ama a nuestra nación y nos ha construido la sinagoga". 
Jesús fue con ellos, y cuando ya estaba cerca de la casa, el centurión le mandó decir por unos amigos: "Señor, no te molestes, porque no soy digno de que entres en mi casa; 
por eso no me consideré digno de ir a verte personalmente. Basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. 
Porque yo -que no soy más que un oficial subalterno, pero tengo soldados a mis órdenes- cuando digo a uno: 'Ve', él va; y a otro: 'Ven', él viene; y cuando digo a mi sirviente: '¡Tienes que hacer esto!', él lo hace". 
Al oír estas palabras, Jesús se admiró de él y, volviéndose a la multitud que lo seguía, dijo: "Yo les aseguro que ni siquiera en Israel he encontrado tanta fe". 
Cuando los enviados regresaron a la casa, encontraron al sirviente completamente sano.